tratamiento-tributario-de-las-asignaciones-de-escolaridad-o-becas-de-estudios-en-el-contexto-de-la-actual-pandemia

Tratamiento tributario de las asignaciones de escolaridad o becas de estudios en el contexto de la actual pandemia

Un contribuyente consultó al Servicio cuál es el tratamiento tributario de las asignaciones de escolaridad o becas de estudios en el contexto de la actual pandemia. El pago de asignaciones por escolaridad o becas escolares por parte del empleador a sus trabajadores en virtud la pandemia del Covid-19 está siendo destinada al pago de internet, para que los hijos de los trabajadores puedan acceder a clases de manera online. Lo anterior, en reemplazo de uniformes y útiles escolares que ya no son necesarios.

Así el interesado consulta si las boletas de pago de internet por parte de la empresa sirven para acreditar este gasto y que sea considerado para los efectos del N° 6 bis del artículo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR) y no tribute. Asimismo, si se debe acreditar este gasto, y si existe algún requisito adicional a estar pactado en el contrato individual/colectivo.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) por medio del Oficio N°1066 del 27 de abril de 2021 indicó que el artículo 31 de la LIR establece que la renta líquida se determina deduciendo de la renta bruta todos los gastos necesarios para producirla, entendiendo por tales aquellos que tengan aptitud de generar renta, en el mismo o futuros ejercicios y se encuentren asociados al interés, desarrollo o mantención del giro del negocio, que no hayan sido rebajados en virtud del artículo 30, pagados o adeudados, durante el ejercicio comercial correspondiente, siempre que se acrediten o justifiquen en forma fehaciente ante el Servicio.

Por su parte, conforme al N° 6 bis del inciso cuarto del artículo 31 de la LIR, constituye un gasto necesario para producir la renta imponible, las becas de estudio que se paguen a los hijos de los trabajadores de la empresa, siempre que ellas sean otorgadas en relación con las cargas de familia u otras normas de carácter general y uniforme aplicables a todos los trabajadores de la empresa.

La norma agrega que el monto de la beca por cada hijo no podrá ser superior en el ejercicio hasta la cantidad equivalente a una y media unidad tributaria anual, salvo que el beneficio corresponda a una beca para estudiar en un establecimiento de educación superior y se pacte en un contrato o convenio colectivo de trabajo, caso en el cual este límite será de hasta un monto equivalente a cinco y media unidades tributarias anuales.

De acuerdo con lo instruido en la Circular N° 41 de 1999, deben considerarse comprendidos dentro del concepto de beca de estudio todos aquellos beneficios percibidos por el becario, tales como pagos de matrículas, cuotas de enseñanza o escolaridad, viáticos, pasajes, etc., destinados exclusivamente a la obtención de una instrucción básica, media, técnico-profesional o universitaria por parte de los becarios, o la participación de estos en cursos de perfeccionamiento o de capacitación motivo de la beca.

También ha señalado este Servicio que el concepto de beca de estudio incluye pagos tales como la inscripción, matrícula, cuotas de centros de padres, alimentación y viáticos, atendido que dicho desembolso está destinado a financiar la instrucción, enseñanza o capacitación a recibir por el becario con motivo de la beca de estudio otorgada3.

Con todo, y según precisa la Circular N° 41 de 1999, el concepto de “beca de estudio” no se confunde con las “asignaciones de estudio o de escolaridad”. La diferencia principal es que las primeras consisten en beneficios concedidos en favor del becario mismo, bajo ciertos topes y un criterio de universalidad., sin que puedan ser aprovechadas por terceros, constituyendo un ingreso no renta para el perceptor conforme al N° 18 del artículo 17 de la LIR. En tanto, las “asignaciones de estudio o escolaridad” se otorgan a los trabajadores de la empresa como una mayor remuneración por la prestación de servicios personales, quedando al arbitrio de ellos el destino para el cual fueron otorgadas, y constituyen rentas afectas al impuesto único de segunda categoría.

El Oficio se pronunció respecto de la consulta e indicó que el pago de internet incurrido por el empleador tiene la finalidad que, por causa de la actual pandemia, los hijos de los trabajadores puedan acceder a clases de manera online. Es decir, está destinada a financiar la instrucción, enseñanza o capacitación a recibir por el becario con motivo de la beca de estudio otorgada.

Atendida dicha finalidad, el pago en referencia puede calificar como una beca de estudio del N° 6 bis del inciso cuarto del artículo 31 de la LIR, siempre y cuando la obligación de pago conste en el contrato respectivo, cumpla con el principio de universalidad ya referido explicado, y considere el tope legal del beneficio. De no cumplirse los requisitos señalados, dicho pago podrá calificar como una mera asignación de estudio o de escolaridad y, en consecuencia, como una mayor remuneración para el trabajador, gasto este que se regula en el N° 6 del artículo 31 de la LIR.

Concluye el Oficio que sea que el pago califique como beca de estudio del N° 6 bis del inciso cuarto del artículo 31 o bien como una mayor remuneración para el trabajador, el empleador deberá cumplir con las normas generales de acreditación de gastos del artículo 31 de la LIR, siendo las boletas de pago por el servicio de internet un antecedente para su acreditación.

Fuente:

Departamento de Estudios Transtecnia

Comparte este post

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
0
    0
    Carro de Compras
    No tienes comprasAgregar Módulos
    💻 Nuevo Webinar GRATIS - El Sistema de Gratificación en Chile >> Más Información
    Hello. Add your message here.