Transformación Digital del Contribuyente, ¿el siguiente paso?

En principio, fácilmente podemos confundirnos y pensar que estamos avanzando en esa dirección, dada la existencia del “Contribuyente Electrónico”, contribuyente que se denomina así, sólo porque está certificado para emitir Documentos Tributarios Electrónicos (DTEs) y estar inserto en el modelo de Facturación Electrónica promovido por el SII.

El proceso de transformación digital del contribuyente no es algo que surja naturalmente, ni tampoco “ser electrónico” significa que está viviendo un proceso de transformación. Para experimentar una verdadera transformación digital del contribuyente es necesario una acción y decisión conjunta del mundo público y privado, que impulse e incorpore, inteligencia, conocimiento y tecnología al contribuyente, permitiendo de esta forma, cubrir la imperiosa necesidad de hacer más simples y eficientes los procesos financieros y tributarios que enfrentan hoy día las empresas.

Vivimos en tiempos tan exigentes y evolutivos, que cuesta detenerse y darse cuenta con cierta certeza hacia donde vamos en materia Tributaria y Contable en nuestro país, especialmente en lo que se refiere al uso de software, tecnologías e innovación.

Hoy la implementación de la Reforma Tributaria y la fuerza de los acontecimientos nos va empujando hacia espacios de cierta incomodidad, de mayor control y exigencia, de mayor eficiencia y exactitud en el cumplimiento de nuestras obligaciones tributarias para así evitar mayores costos y problemas. Quedan definitivamente en el pasado los espacios para la planificacion y elusión tributaria, que algunos utilizaban como herramientas para disminuir la carga tributaria.

Sin duda, en todo esto no podemos perder de vista el propósito fiscal, que es parte de la misión publica del SII, “maximizar la recaudación de los impuestos” y es en ese sentido que los profundos cambios y avances tecnológicos al interior de SII apuntan claramente a establecer mayor exactitud en la cuantía de los impuestos a pagar por el contribuyente, y a generar menor incertidumbre para el fisco en los montos a recaudar por los impuestos cobrados a empresas y personas.

La eliminación del FUT apuntaba fundamentalmente a disminuir o eliminar esa incertidumbre generada en la recaudación fiscal, esa fue la principal razón para eliminar el FUT, no permitir postergar el pago del impuesto.

En este avanzar del proceso de transformación digital, sin duda un ejemplo de lo que es un proceso de transformación digital exitoso lo representa el SII, reconocido a nivel nacional e Internacional por sus importantes innovaciones e iconos de modernidad. Esto comenzó hace 20 años, con la digitalización de las Declaraciones de Impuesto a la Renta en los años 90, continuó con la modernización de los Documentos Tributarios, generando un nuevo modelo para crear Documentos Tributarios Electrónicos firmados y timbrados electrónicamente, todo ello de la mano del dictamen de la Ley de la Firma digital, marco legal para autenticar y validar las firmas realizadas en forma electrónica por los contribuyentes. Todo ello, necesario para impulsar un innovador y moderno modelo de Facturación Electrónica.

Posteriormente la creación del portal web del SII, hoy conocido y denominado Portal MiPyme del SII, lugar donde se hizo público el acceso a la información de circulares, oficios y resoluciones, lo cual permitió democratizar el uso de información vital, que antes estaba en manos de algunos “privilegiados”. Sin duda, esta apertura significó un paso gigantesco para ir avanzando en el establecimiento de la relación de confianza entre el organismo fiscalizador y los contribuyentes.

Sin duda alguna, los avances tecnológicos son la base para el desarrollo y el progreso de nuestro país, pero dichos avances normalmente representan nuevos retos y desafíos y muchas veces es necesario detenerse para reflexionar y pensar si toda esta transformación realmente cumple con su propósito original, y si es sustentable y equilibrado con las personas, contribuyentes y las empresas a las que supone beneficiará.

Al parecer este inmenso crecimiento y transformación digital del SII deja al descubierto una brecha importante entre el Contribuyente y el SII, Organismo Fiscalizador; así como están las cosas se está generando una relación similar a la de David y Goliat. Las condiciones tecnológicas, procedimientos, competencias y conocimientos de quienes deben declarar y pagar los impuestos, son muy desventajosas y desequilibradas con respecto al moderno y todopoderoso Servicio Público. Las empresas están enfrentadas y desafiadas a responder cada vez con mayor exactitud a complejos Sistemas Tributarios, y por lo tanto, deberán hacer grandes inversiones en tecnologías y preparar a su capital humano para transformar sus actuales capacidades operativas y desarrollar competencias digitales, todo ello de la mano de obligarse a llevar a cabo intensos programas de capacitación para  entender, aplicar y responder a complejos sistemas y registros tributarios, independientemente de cual sea el régimen tributario en el que participe. Nadie puede dudar que las Pymes no estan preparadas ni capacitadas para responder, producto de esta reforma tributaria, a nuevas y extremas exigencias incluso si optaron por un régimen “simplificado” 14 TER, que finalmente resultó no ser ni tan simplificado ni tan conveniente.

Por otra parte, esta Reforma Tributaria acrecentó aún más este problema, al rescatar y reconocer a la Contabilidad Completa como la principal y única fuente para la determinación de las bases imponibles de las empresas y sus dueños, es decir, el desafío y problema ahora no es solamente determinar bien las bases imponibles, sino que además estas deben estar debidamente acreditadas y registradas oportunamente en un Sistema de Contabilidad Completa.

Como vemos, si no se actúa con prontitud en Abril comenzaremos a vivir un verdadero desastre para dar “correcto cumplimiento de las Obligaciones Tributarias” de las empresas y sus socios.

La prueba de fuego la veremos en el período tributario que debemos enfrentar el próximo año, ojalá me equivoque en mi pronóstico, pero así como están las cosas, para el próximo período la implementación de la reforma tributaria será un verdadero desastre. Especialmente las más afectadas serán las pequeñas y medianas empresas; las grandes empresas cuentan con vastos recursos y han tenido que invertir grandes sumas en asesorías y consultorías para adaptarse a las complicaciones y nuevas exigencias tributarias que deberán enfrentar.

Yo me pregunto… ¿qué pasará con las empresas Pymes?, ¿cómo lo van hacer para cumplir correctamente y no ver afectado su patrimonio por hacer o tomar una decisión incorrecta?.

Ya algunas tuvieron que pagar un gran costo al tener FUT acumulado y optar al régimen del 14 TER. Hoy están obligados a pagar el total de los impuesto por esas utilidades acumuladas. Las empresas más grandes y las S.A. fueron favorecidas, se pueden tomar todo el tiempo para pagar esos impuestos por sus utilidades históricas.

Este es sólo parte del costo que tendremos que pagar todos para implementar una Reforma Tributaria compleja y mal hecha. Si usted piensa que el resultado de las elecciones nos salvará y corregirá en parte este histórico entuerto, les recuerdo que ya se intentó simplificar esta reforma y los resultados al parecer fueron peores.

Creo que no nos alcanzará ni servirá de mucho tener una institución modelo y moderna como el S.I.I. para hacer frente a este descalabro, creo que no será suficiente, a pesar de todos los esfuerzos que realicen.

Sinceramente, espero estar equivocado con mi diagnóstico, el tiempo nos dará la respuesta, esperemos después de Abril 2018.

Creo que es hora de pensar en el Contribuyente, son ellos los que deben declarar y pagar sus impuestos, ellos son los únicos responsables en el cumplimiento de sus obligaciones, es a ellos, a las empresas PYMES a quienes debemos dotar de tecnología, conocimiento y desarrollar competencias y habilidades digitales.

La tributación siempre ha sido y será compleja, es utópico siendo un país subdesarrollado pensar que determinar el pago de los impuesto a futuro será simple y comprensible, esto no cambiará, el único camino para alcanzar cierta armonía y un desarrollo sustentable de esta área debe pasar necesaria e imperativamente por la transformación digital del contribuyente y también la del Contador.

Y usted… ¿está preparado para transformarse digitalmente?

¿Piensa que es suficiente con la ayuda que le presta el S.I.I.?

Muchas Gracias.

Artículo de Jorge Valenzuela Fernández.
Fundador y Director Comercial de Transtecnia.
Creador Primer Software de Renta y Fut en Chile.
Postítulo Legislación Tributaria USACH.
Integrante de Comisión Tributaria de Cámara Nacional de Comercio.

Aun cuando el concepto de capital propio tributario (CPT) no ha tenido variaciones relevantes desde el año 1974 a la fecha, a partir del 1º de enero de 2017 se convirtió en el elemento central de la tributación de las rentas.
[Continúa]

Concepto de Capital propio tributario y la urgencia de actualizar la normativa vigente por parte del SII
Por: Luis Catrilef
¿Cómo podemos ayudarle?

Para poder atenderlo de forma ágil y eficiente puede contactarnos a través de nuestra Mesa Central.

O bien, pueden rellenar el siguiente formulario con sus datos y un ejecutivo de negocios Transtecnia se pondrá en contacto con usted a la brevedad.