Boletin informativo Transtecnia: Tributatio, Financiero - Contable y Laboral
         
Bitácora Financiera - Contable
         
   

19.10.2012
¿Era digital?
No podemos declararnos totalmente proclives a la factura electrónica, ya que aún encierra diversos aspectos que afectan el curso natural del factoring.


Artículo de Germán Acevedo, presidente Asociación Chilena de Factoring (Achef)
Fuente: Diario Estrategia Online

Se dice que 2012 es un año de cambios y donde cada vez la tecnologización de los procesos es inminente. Si bien, esta aseveración es un tanto cierta, podemos observar que no todos estamos preparados para subirnos a este carro. 

Específicamente nos referimos a la factura electrónica, un instrumento que para las compañías de factoring posee algunas aprensiones y que tiene que ver con la ley que las rige.

El Artículo 2 del Decreto Supremo 93, señala que tratándose de facturas electrónicas, el recibo de la recepción de las mercaderías o servicios podrá constar en un acuse de recibo electrónico emitido por un receptor electrónico autorizado por Impuestos Internos, de acuerdo con el formato definido por éste (esto ya es una complicación). O por escrito en una o más guías de despacho “no electrónicas o representaciones impresas de guías de despacho electrónicas o de facturas electrónicas”. Aquí se genera un problema, pues ¿qué sucede si el pagador no es receptor electrónico?, ¿de lo tecnológico volvemos al papel?

La ley, en definitiva, no facilita las cosas en términos que la cesión sea todo a través de un proceso electrónico, lo que no compone ningún cambio y además genera un riesgo operacional muy alto para las compañías de factoring, el cual no están dispuestas a asumir. Para ello, lo que se debe generar es que se pueda constatar electrónicamente el acuse de recibo de las mercaderías y eso hoy, la ley no lo contempla. 

Nuestra posición como Achef es lograr un cambio en el reglamento que permita al menos a los receptores electrónicos autorizados a emitir el acuse de recibo. Por otro lado, que incluya una multa al igual como lo hace la Ley 19.983 que si no se establece el acuse de recibo, se pueda dirigir al Juzgado de Policía Local.

Ante este escenario no podemos declararnos totalmente proclives a la factura electrónica, ya que encierra diversos aspectos que afectan el curso natural del factoring, para ello como Asociación vamos a seguir trabajando para que las condiciones sean cada vez más transparentes para el ejercicio del negocio.

Artículo de Germán Acevedo, presidente Asociación Chilena de Factoring (Achef)
Fuente: Diario Estrategia Online

   
         
         
powered by Transtecnia