Boletin informativo Transtecnia: Tributatio, Financiero - Contable y Laboral
         
Bitácora Financiera - Contable
         
   

16.12.2012
Iniciativa permite elegir entre las notarías o un sistema público y gratuito: Notarios, empresarios y Gobierno en guerra por proyecto que permite creación gratuita de sociedades
El miércoles se votaba el texto que abriría otra vía -al alero del Ministerio de Economía- para la creación de empresas, pero fue retirado de la tabla. Emprendedores acusan lobby de los notarios.


Artículo de Pablo Obregón.
Fuente: Emol.com

"Se iba a votar ayer, pero misteriosamente el proyecto salió de tabla. Nos comentan que podría quedar incluso para el próximo año".

La frase es del empresario y presidente de la Asociación de Emprendedores (Asech), Juan Pablo Swett, quien el jueves 13 -durante el Congreso de Emprendedores- criticó duramente el retiro de la tabla de votación en la Cámara de Diputados del proyecto de ley que crea un sistema para constituir sociedades comerciales a costo cero, en un día y a través de un formulario online.

Ese mecanismo, que estaría bajo la administración de la Subsecretaría de Economía, no reemplazaría, sino que operaría como alternativa al servicio que ofrecen los notarios, el que consta de varios pasos: la redacción del borrador de la escritura de la sociedad; la legalización del extracto en la notaría y, posteriormente, la publicación en el Diario Oficial e inscripción en el Conservador de Bienes Raíces.

El proyecto ya había sido aprobado en el Senado y el panorama se veía auspicioso en la Cámara. Pero, sorpresivamente, salió de la tabla este miércoles 12, día en que se votaba.

La explicación en el Ministerio de Economía fue que el proyecto no se votó porque el ministro tenía todas sus fuerzas puestas en sacar la Ley de Pesca.

Sin embargo, el comentario que se tomó el Congreso de Emprendedores fue que la iniciativa se cayó por el lobby desplegado por los notarios.

Pese a los temores, Longueira asegura que este martes se repondrá el proyecto: "Voy a hacer un llamado nacional para que todos los emprendedores sigan la votación del martes en la Cámara de Diputados. Ojalá tengamos los votos necesarios para enfrentar el lobby que hemos tenido de los notarios y conservadores. El martes nos veremos en la cancha", afirmó.

En Chile, se crean cada año unas 80 mil sociedades comerciales. El costo de su formalización en una notaría es del orden de $100 mil cada una, es decir, un mercado de cerca de US$ 17 millones en total. El proyecto del gobierno, en cambio, tiene un costo anual de $320 millones, lo que significa que, de aprobarse, el Fisco estaría aportando $4 mil por cada uno de los 80 mil emprendedores, según cálculos de Swett.


El recurso que no fue
Hasta hace tres semanas, esta iniciativa que lleva más de dos años de tramitación parecía bien encaminada. Pero no.

Un grupo de diez diputados de la Democracia Cristiana -Roberto León, Aldo Cornejo, Ricardo Rincón, Gabriel Silber, Sergio Ojeda, Pablo Lorenzini, Patricio Vallespín, Juan Carlos Latorre, Mario Venegas y Fuad Chahín- dieron la primera señal de que el camino estaba muy cuesta arriba para el Gobierno: presentaron un requerimiento ante el Tribunal Constitucional (TC) contra la iniciativa, por considerarla "arbitrariamente discriminatoria" contra la actividad notarial. Posteriormente, 23 congresistas de los partidos Socialista, Comunista y PPD sumaron sus firmas a este recurso.

La guerra estaba declarada: la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) -entidad que agrupa a unos 2.800 socios- publicó los mails y twitter de los diputados que firmaron el texto y, paralelamente, los notarios enviaron mailing a su base de datos, individualizando con fotos a uno de los dirigentes de la Asech que ha impulsado el proyecto.

"Lo que hicimos fue poner a disposición de nuestros 2.800 socios los correos y los twitter de los diputados para que les pidieran explicaciones de por qué estaban defendiendo a los notarios y no a los miles de emprendedores. Nosotros no los estamos funando como algunos de ellos dicen; lo que estamos haciendo es transparentar lo que está pasando", dice el secretario ejecutivo de la Asech, Cristián López.


Retiraron sus firmas
Bajo el argumento de que el texto puede perfeccionarse a través de indicaciones, un grupo de parlamentarios se desistió del requerimiento presentado ante el Tribunal Constitucional.

Felipe Harboe (PPD) fue el primero. Al día siguiente, lo hizo su par DC Patricio Vallespín y, posteriormente, los diputados Carlos Montes (PS), Mario Venegas y René Saffirio (DC).

Luego lo hicieron Eugenio Tuma (PPD), Eduardo Cerda y Pablo Lorenzini (DC); Carlos Jarpa (PRSD) y Enrique Accorsi (PPD). Con esto, el número de firmantes no alcanzó a representar la cuarta parte de los diputados, como requiere el TC.

"El ministro ha tenido la habilidad de hacernos aparecer peleando con los emprendedores y jamás hemos estado en contra de ellos", señaló el presidente de la Asociación de Notarios y Conservadores, Alfredo Martin, quien agregó que la causa del retraso de esta iniciativa no es el lobby del gremio, sino los errores que contiene el proyecto.

"No compartimos que se beneficie a quienes disponen de recursos suficientes y menos a aquellos que constituyen sociedades que no tienen por objeto emprender y que, incluso, las constituyen para redistribuir la carga tributaria y generar menos ingresos al Fisco", señaló Martin a través de una declaración pública enviada el mismo día que el proyecto salió de tabla.


¿Presionados?
¿Surtió efecto la medida de enviar los correos y twitter de los parlamentarios? Para la Asociación de Emprendedores, sí. De otro modo, los parlamentarios no habrían bajado las firmas como lo hicieron, dicen.

Para los parlamentarios que desistieron, la respuesta es no. Carlos Montes (PS) y Felipe Harboe (PPD) explican que el retiro de sus firmas se debió a que los diputados que lideraron la iniciativa ante el TC les hicieron ver que el texto que estaban firmando era para adherir a indicaciones que perfeccionarían el proyecto, pero no para recurrir al TC ni para aparecer defendiendo a un gremio.

Lorenzini señaló que, después de analizar la situación, consideró que la vía de las indicaciones era la más adecuada para corregir el texto y no necesariamente recurrir al TC.

Rincón rechaza la tesis del error: "Un grupo transversal de diputados suscribió el requerimiento y algunos se me acercaron voluntariamente. Es una muy mala excusa decir que no leyeron el texto".

El jefe de la bancada de diputados DC, Aldo Cornejo, agregó: "Desconozco por qué algunos desistieron del requerimiento, pero lo que sí puedo decir es que yo siempre leo lo que firmo".


Vínculos políticos
Fuentes de Gobierno señalan que el principal bastión de los notarios está en la DC más que en cualquier otro partido.

Consultado sobre el tema, el jefe de la bancada de diputados de ese partido, Aldo Cornejo, se limitó a aclarar: "Yo soy DC hace cuarenta años y no tengo ninguna ligazón con los notarios".

Rincón explica que en su familia no hay ni ha habido notarios y que si alguien está haciendo lobby en este tema, es la Asociación de Emprendedores y las compañías de seguros: "Se quiere transformar la certeza jurídica que ofrecen las notarías en riesgo asegurable. Si este proyecto prospera, esto será un gran negocio de las compañías de seguros y ese es el verdadero interés detrás de todo esto".

Además, aclara que el requerimiento no es en defensa de los notarios, sino en contra de la constitucionalidad del proyecto.

A su juicio, la iniciativa permitiría traspasar funciones registrales del Poder Judicial -donde actualmente radican- al Poder Ejecutivo, y permitiría al subsecretario de Economía administrar la fe pública, para la cual no estaría habilitado.


310 notarías existen en Chile. De ellas, 120 están en Santiago. Además, hay 137 conservadores de bienes raíces repartidos por el país.

80 mil sociedades empresariales se constituyen al año en Chile. El costo promedio de este trámite -que debe hacerse ante un notario- es de $100 mil.

Artículo de Pablo Obregón.
Fuente: Emol.com

   
         
         
powered by Transtecnia