Boletin informativo Transtecnia: Tributatio, Financiero - Contable y Laboral
         
Bitácora Financiera - Contable
         
   

21.12.2012
Ser directores no es trabajo de niños
Mucho se habla de los Gobiernos Corporativos, de cómo las empresas los han ido incorporando dentro de sus buenas prácticas, y que además han alcanzado gran relevancia en los últimos años.


Artículo de Desirée Soulodre, Audere Inversiones.
Fuente: Diario Estrategia Online

Recuerdo que cuando recién comenzaba a trabajar, ser director de una empresa era el premio al que todo alto ejecutivo aspiraba al terminar su carrera. Reuniones semanales, un directorio al mes, era como el paraíso, donde sólo era necesario estar y opinar, sin responsabilidad alguna.
Pero esta situación ha cambiado bastante, hoy es claro que los directores deben ser profesionales involucrados en el negocio donde participan, deben estar al día de las nuevas tecnologías y negocios, estar atentos a los cambios en la industria, en otras palabras, deben responder ante los accionistas que los eligieron para que representaran sus intereses.

Los directores deben estar conscientes de que cada movimiento dentro de la empresa afecta a la rentabilidad de las acciones, y a todos sus inversionistas. Hoy Chile cuenta con un mercado de capitales desarrollado, donde gran parte, sino toda nuestra jubilación, está invertida en acciones y bonos de empresas. Hoy por hoy es poco lo que un accionista minoritario puede hacer, ya que quienes deciden al final del día son los inversionistas institucionales, pero igual son temas que nos deben preocupar.

Otro aspecto primordial en el accionar de los directorios es todo lo que se refiere al manejo de información privilegiada. Un director por definición es un profesional bien contactado, que se mueve entre distintos estamentos –público y privado– y, por lo tanto, tiene acceso a información privilegiada. Es aquí donde la ética del director se prueba a diario, ya que están conscientes de que el mal uso de la información puede desencadenar una serie de eventos que finalmente dañarán a todos los accionistas de una empresa. Por eso hoy en día ser director no es un juego de niños, sino que muy por el contrario, una gran responsabilidad donde los participantes están enfrentados a todo tipo de contingencias en forma permanente.

Luego de la crisis de Lehman Brothers hemos sido espectadores de una serie de películas que han llevado a la pantalla grande algunos de estos fraudes financieros –todos consecuencia del mal manejo de información confidencial– donde, por lo general, siempre la realidad supera a la ficción. El espionaje industrial, el robo de información, la adulteración de estados financieros, los pagos indebidos, todos aspectos con que los directores deberán aprender a lidiar a diario, o dicho de otra forma, la otra cara de este trabajo soñado.

Artículo de Desirée Soulodre, Audere Inversiones.
Fuente: Diario Estrategia Online

   
         
         
powered by Transtecnia