Boletin informativo Transtecnia: Tributatio, Financiero - Contable y Laboral
         
Bitácora Financiera - Contable
         
   

20.09.2012
El Derecho a reorganizarse
La legislación chilena vigente no otorga mayores garantías al deudor que busca salvar su emprendimiento.


Artículo de Josefina Montenegro, superintendente de Quiebras.
Fuente: Diario Estrategia Online

Entre septiembre 2010 y 2011, 11.979 deudores solicitaron acogerse al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de EE.UU. En Chile, en cambio, desde enero del 2006 hasta diciembre del 2011, sólo se tramitaron 47 convenios judiciales preventivos.

Actualmente en Chile, el principio concursal básico es la realización de todos los bienes del deudor en un único procedimiento, quedando la reorganización relegada a un segundo plano, como un procedimiento rígido y poco eficiente, que no motiva al deudor a reconocer su crisis oportunamente. EE.UU., en cambio, muestra un proceso flexible y dinámico, otorgándole la ley al deudor garantías efectivas destinadas a salvar su empresa como unidad productiva.

Si el deudor opta por reorganizarse al amparo del Capítulo 11, con la sola presentación de su solicitud a la Corte obtiene el denominado automatic stay: cesación inmediata de las acciones judiciales y administrativas en su contra, otorgándole el tiempo suficiente para elaborar un plan acorde con los intereses de los involucrados. 

Asimismo, el deudor queda, por regla general, en posesión de sus bienes, administrándolos conforme al giro normal de su negocio. Una vez acordado el plan de reorganización, el deudor lo ejecuta. Así, el ´proceso finaliza con la ejecución exitosa del plan o, en su defecto, con la liquidación de sus bienes. La legislación chilena vigente no otorga mayores garantías al deudor que busca salvar su emprendimiento: no lo protege de las acciones ejecutivas en su contra –con excepción de los convenios apoyados–, no asegura la continuidad de la unidad productiva, ni permite la voz y el voto de los acreedores garantizados, indispensables para una reorganización efectiva.

El proyecto de ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas rescata el espíritu de la legislación norteamericana, regulando un procedimiento concursal de reorganización ajustado a nuestra realidad jurídica, económica y social.

Artículo de Josefina Montenegro, superintendente de Quiebras.
Fuente: Diario Estrategia Online

   
         
         
powered by Transtecnia