Boletin informativo Transtecnia: Tributatio, Financiero - Contable y Laboral
         
Bitácora Financiera - Contable
         
   

27.08.2013
¿Qué está pasando en Unimarc?
Existen pérdidas acumuladas en 2011 y 2012.


Bien agitado ha estado el mercado en estos días, por los eventos que han afectado a SMU, la matriz de los supermercados Unimarc. Una ruptura en los covenants ha gatillado una baja en la clasificación de riesgo de los bonos de esta empresa.

Los covenants corresponden a condiciones establecidas por los tenedores de bonos para monitorear que una empresa no exceda los niveles de endeudamiento en relación a los flujos del negocio y a los aportes accionarios.

Son limitaciones impuestas por los acreedores para proteger sus derechos de recibir el pago de los dineros prestados a la empresa. Asimismo, les dan el derecho a analizar los estados financieros de la empresa emisora para evaluar su desempeño.


Conceptos y bonos
En estas líneas se han dejado entrever varios conceptos que se cubrirán en este curso. ¿Por qué una empresa como SMU emite bonos? Emitir bonos implica tomar un compromiso de largo plazo con los compradores de esos bonos.

SMU emitió bonos por UF5,0 millones (equivalente a US$230 millones) en 2011 a 5 y a 21 años plazo, pagando a quienes los comprasen una tasa del 3,4 y 3,8% anual, respectivamente. Mientras mayor sea el plazo del bono, mayor será la tasa exigida por los inversionistas.

Estos bonos, que vienen a ser una deuda o pasivo, fueron colocados en el mercado financiero por SMU para comprar más supermercados a otras cadenas menores.

Técnicamente, esa deuda se iría pagando entre 5 y 21 años a los acreedores con los flujos que generan esas inversiones, que se llaman activos.

La tremenda importancia del mercado de capitales radica en que reúne a personas que están dispuestas a prestar dinero a cambio de un precio, llamado tasa de interés, a empresas que desean invertir (activos) pagando esa deuda con los beneficios que entregan esos activos.

¿Qué puede salir mal entonces? Riesgo es la probabilidad de obtener un resultado adverso. El riesgo de SMU es que los flujos del negocio no sean suficientes para cumplir con las promesas de pago hacia sus acreedores.

Esa incapacidad de poder pagar a los acreedores se llama insolvencia financiera. Esa falta de recursos o falta de liquidez en el pago genera el proceso llamado quiebra.

Distribuidora Rabié, que abastecía a comerciantes minoristas de abarrotes y confites, declaró su propia quiebra unos días atrás frente a la imposibilidad de pagar a los acreedores bancarios y proveedores de mercadería un total de US$150 millones.

En el caso de SMU, los acreedores bancarios impusieron covenants como mecanismo de alerta para reducir el riesgo de no pago por parte del retail.

Esas luces amarillas se encendieron el 12 de julio, cuando se publicó que los clasificadores de riesgo habían bajado de categoría a SMU. Esto implicó que los bonos de la firma bajaran de precio y la acción del grupo controlador Corpbanca cayera 6%. La deuda bancaria de SMU asciende a US$ 670 millones.

Los problemas se originan porque los flujos que genera el supermercado no son suficientes para cumplir el indicador de Cobertura de Gastos Financieros, tema que se verá en la clase 8.

1. Estado de situación financiera: El primer estado financiero, llamado Estado de Situación Financiera, o Balance General, representa la igualdad contable básica de Activos igual a Pasivos más Patrimonio. Activos son los recursos que tiene la empresa para producir beneficios o flujos en el tiempo, como las instalaciones, terrenos e inventarios. Con estos últimos, la empresa genera utilidades en el proceso de venta. Los pasivos son obligaciones que se adeudan a los acreedores y proveedores producto de recursos que entregaron a la empresa, como dinero (los bancos) e inventarios (proveedores).

Patrimonio son las obligaciones de la empresa con sus socios o accionistas, y está compuesto por el (i) capital aportado por los dueños, (ii) las utilidades acumuladas y (iii) las utilidades del ejercicio.


Qué dice la Figura 1
En la figura 1 se muestra el Estado de Situación Financiera de SMU al 31 de diciembre de 2011 y 2012. Los activos se dividen en activos corrientes y en activos no corrientes.

Los activos corrientes o circulantes son aquellos que se espera consumir, vender o transformar en un período de un año. Están conformados por los dineros en cuenta corriente, depósitos a plazo, cuentas por cobrar e inventario. El mayor de ellos es el inventario.

Los activos no corrientes o a largo plazo están destinados a la administración y sin el ánimo de ser vendidos como son los terrenos e instalaciones.

Los pasivos corrientes son obligaciones que se deberán cancelar dentro de un año. La cuenta más importante es la cuenta por pagar, que son facturas pendientes de pagos a los proveedores de inventario. A diferencia, los pasivos no corrientes son deudas que vencen en un plazo superior a un año, y dentro de estos pasivos los más relevantes son obligaciones por contratos de leasing , por deudas con bancos y por bonos, clasificadas en otros pasivos financieros no corrientes.

2. Crecimiento de SMU: Este grupo supermercadista se inició en 2007 con la compra de la cadena Unimarc y sus 41 locales. Posteriormente, se acuerdan una serie de fusiones de supermercados regionales y de menor tamaño con esta cadena.

En 2011, SMU inicia una fuerte expansión con la adquisición de Construmart (materiales de construcción), fusión con Supermercados del Sur y la internacionalización de sus operaciones en Perú.

¿Cómo se puede explicar este rápido crecimiento? Los activos de SMU a 2010 eran de $1.112 mil millones; sin embargo, en 2011 llegan a ser $2.112 mil millones, lo que representa un crecimiento del 90%. En 2012, estos suben a $2.361 mil millones.

Por identidad contable, este fuerte crecimiento en activos debe ser financiado por pasivos y patrimonio. El pasivo aumentó desde los $753 mil millones en 2010 a los $1.358 mil millones, un aumento del 80%. Por otro lado, el patrimonio creció desde los $357 mil millones a los $753 mil millones, una variación de 110%.

Analizando las cifras de la figura 2, destaca la existencia pérdidas acumuladas en los dos años producto de que la empresa ha obtenido pérdidas en ambos años de $74.172 mil millones y $43.255 mil millones. Las pérdidas acumuladas son de ($139.683) en 2011 y de ($184.001) en 2012.

3. Ecuación contable: La ecuación contable básica es Activos = Pasivos + Patrimonio. Por ejemplo, si consideramos que dos socios forman la empresa Norte S.A. con un capital de $10.000 y la empresa pide un préstamo al banco por valor de $20.000 a un año plazo, entonces tendrá activos por $30.000 (caja), pasivos por $20.000 (obligaciones con bancos) y patrimonio por $10.000 (capital).

Suponga que Norte S.A. realiza dos transacciones posteriormente: (a) compra de un terreno al contado por $12.000 y (b) compra de inventario al crédito a proveedores por $15.000.

El efecto de las transacciones es: en el primer caso, aumenta un activo (terreno) y disminuye un activo (caja). En el segundo caso aumenta un activo (inventario) y aumenta un pasivo (cuentas por pagar). Por lo tanto, los activos de Norte S.A. serán de caja $12.000, inventario $15.000 y terrenos $12.000, dando un total de activos de $45.000.

Por el lado de los pasivos, las obligaciones con bancos $20.000, cuentas por pagar $15.000 y capital $10.000 arrojan la suma de $45.000.

Para reconocer contablemente estas transacciones se utiliza el concepto de Partida Doble (Debe y Haber). Los activos aumentan al debe y disminuyen al haber. Los pasivos aumentan al haber y disminuyen al debe.

Si aumenta un activo (debe), entonces puede existir: i) una disminución de otro activo (haber); ii) un aumento de un pasivo (haber), o iii) un aumento de patrimonio (haber).

La forma de acumular las transacciones que afectan a las distintas cuentas del balance general es a través de las cuentas "T".

Por ejemplo, en la cuenta caja se anotan todas las entradas dinero al debe y todas las salidas o egresos efectuados al haber.

Si se utilizan las dos transacciones anteriores, entonces se tiene que la compra de terreno tiene un aumento de terrenos (al debe) y una disminución de caja de $12.000 (al haber).

La compra de inventario tiene un aumento de inventario (débito) y por el aumento del pasivo, cuentas por pagar se tiene un crédito. Siempre la totalidad de débitos será igual al total de créditos.

Los derechos son iguales a las obligaciones. Ese es el principio contable básico. Si existe un debe, entonces siempre existe un haber.

Artículo de José Olivares, Ph. D.U. de Texas-Austin, Profesor Finanzas y Contabilidad, FEN U. de Chile.
Fuente: Emol.com

   
         
         
powered by Transtecnia