Bendita Reforma

Bendita Reforma

Puede parecer una contradicción esta declaración, con toda la tole-tole que se ha ocasionado con la implementación de la reforma tributaria. Muchos se preguntarán ¿Qué tiene de bendita esta Reforma? Para miles de contadores, más parece una maldición, pero permítanme fundamentar esta declaración.

Soy empresario, y cuando inicié mis emprendimientos, por cierto, como muchos otros empresarios, “fracasé”, en especial recuerdo uno de esos fracasos en donde no se cumplieron mis expectativas, nada de lo que pensaba que sería, fue.

Había realizado mis mayores y mejores esfuerzos. Por momentos llegué a sentir que no sería capaz de ser un verdadero empresario. Sentí la angustia, pena por mi fracaso, no era el primer fracaso, pero sentía que era el más importante, pues esta vez lo había perdido todo y tenía que partir de cero. No conocía en ese tiempo el valor del fracaso, pero como joven tenía la fuerza y energía para reinventarme como empresario, aprendiendo de mis errores. Agradeciendo la enseñanza que generan los “fracasos”.

Es en esa perspectiva, desde la gratitud, que declaro la frase “Bendita Reforma”. Estoy convencido de que si logramos descifrar el aprendizaje que nos deja la implementación de esta histórica reforma, sin duda descubriremos que no queda más que agradecer ese aprendizaje. Esta es mi tesis: “tener un claro diagnóstico de las razones de este fracaso, nos ayudará a tener mejores resultados en el futuro”.

En mi opinión, son tres las razones que explican el fracaso de la reforma tributaria, y éstas no tienen que ver con su nivel de complejidad. Es más, gracias a lo “complejo” de esta reforma se han descubierto las razones de fondo de nuestras incompetencias.

Fracasó el sistema de capacitación tradicional. Fueron cientos de cursos, talleres y diplomados los que se realizaron durante tres años, miles de horas de capacitación realizadas por miles de contadores y varios organismos que participaron en este proceso de entrenamiento para implementar la reforma tributaria. ¿Cuál fue el resultado final? La mayoría de los asistentes a estas actividades de capacitación no entendieron los nuevos conceptos y procedimientos, no fueron capaces de aplicar los conocimientos adquiridos en la confección de las declaraciones juradas. El sistema de capacitación para estos profesionales fracasó.

Llevo más de 30 años trabajando con los contadores y puedo afirmar que son profesionales inteligentes, capaces y comprometidos con la calidad de su trabajo, les cuesta adaptarse a los cambios, pero son responsables y confiables. He conversado con muchos de ellos y me han expresado su sensación de fracaso, pues han hecho su máximo esfuerzo para aprender y entender, pero el resultado no fue el esperado.

Aquí sin duda fracasó la metodología. El sistema tradicional de educación, basado en el plumón, la pizarra y el PowerPoint, no fueron suficientes para que los alumnos adquieran las competencias necesarias a la hora de enfrentarse con la experiencia de hacer una declaración jurada. En este esquema tradicional de capacitación y entrenamiento, seguramente casi todo fue teoría, casi todo fue proyectar en un telón y memorizar extractos de las circulares del SII, que cualquiera podría haber leído en la tranquilidad de su hogar. Pero nada de eso sirvió. Los alumnos no aprendieron, ciertamente el problema no fueron sus capacidades de aprendizaje, sino la metodología de estudio.

En este sentido, la reforma sin duda nos ha permitido observar un fenómeno que se debe repetir en la gran mayoría de las actividades de capacitación y entrenamiento a profesionales de distintos ámbitos, y que guarda directa relación con el tema de la baja productividad de nuestra economía. ¿Cuántos recursos gastan las empresas, y también el fisco, a través del crédito SENCE, en actividades de capacitación que finalmente no ayudan a mejorar las competencias de los trabajadores y profesionales?

También fracasó la forma en que entendemos la contabilidad. La contabilidad es el principal sistema de información con el que cuentan las empresas. Lamentablemente, para la mayor parte de las PYMES la contabilidad no es más que una exigencia para cumplir con la Ley de Impuesto a la Renta. La mayoría de estas empresas delega la contabilidad en una empresa externa, a un contador,  que entre los meses de enero y diciembre se encarga de las declaraciones de IVA y de la liquidación de las remuneraciones de los trabajadores. Al término del año el contador externo recopila la información necesaria para comenzar a hacer la contabilidad, labor que desarrolla entre enero y marzo. Luego, entre marzo y abril, se dedica a los procedimientos netamente tributarios: declaraciones juradas, renta líquida imponible, FUT y formulario 22.

La reforma tributaria impuso dos cambios que chocaron con esta forma tradicional de entender la contabilidad. El primero, es que ahora el elemento central es el capital propio. Las rentas afectas ya no se estiman sólo como diferencia entre ingresos y gastos, sino también por diferencias patrimoniales. Desde un punto de vista teórico, eso no conlleva una gran dificultad, todos los que alguna vez hemos hecho un curso de contabilidad sabemos que la utilidad se puede determinar como la diferencia entre ingresos y gastos, o como la diferencia entre el patrimonio final e inicial. Desgraciadamente, la contabilidad no proveyó esta información, no estaba estructurada para ello, porque es una contabilidad hecha “a la rápida”, en donde el contador debe usar la cuenta caja como variable residual, para eliminar las diferencias que produce la falta de información.

Como resultado de esta Contabilidad hecha a la rápida, había que navegar en un mar de papeles para encontrar los datos que permitieran hacer estos cálculos y cumplir con las exigencias de las declaraciones juradas. Los sistemas contables no dieron el ancho para estas nuevas exigencias de información tributaria.

El segundo cambio es que el SII exigió, a partir de la reforma, enviar en marzo información que antes se podía preparar en abril. Me refiero a la Renta Líquida Imponible y al Registro de Rentas Empresariales, que reemplazó al FUT. Evidentemente, en un escenario en que los contadores deben empezar a preparar la contabilidad en enero, con información casi siempre incompleta, la anticipación de estos plazos se transforma en un problema.

Es decir, gracias a la Reforma Tributaria, nos hemos podido dar cuenta de que nuestra cultura empresarial no da a la contabilidad la importancia que merece, como una herramienta de gestión y de apoyo a la toma de decisiones. La hemos relegado a un segundo plano, sólo para cumplir con las exigencias del SII. Más pronto que tarde, deberemos reformular la forma en que entendemos la contabilidad.

Y por último también fracasaron los prestadores de servicios contable-tributarios tradicionales, ¿qué duda cabe?, si con tres años de plazo no fueron capaces de anticipar los problemas y prepararse adecuadamente para enfrentarlos. Pensaron y actuaron como siempre, como si nada hubiera cambiado, y seguramente cobraron por sus servicios precios similares a los de siempre, tal vez porque creyeron que su labor sería también la misma de siempre.

Sin embargo, los empresarios necesitan contar con profesionales que les aseguren el correcto cumplimiento de sus obligaciones tributarias. No tengo dudas de que los empresarios están dispuestos a pagar más por la tranquilidad de no correr riesgos de multas o fiscalizaciones por inconsistencias en sus declaraciones de impuestos.

El mundo de los servicios contables y tributarios inevitablemente cambiará a partir de esta reforma tributaria.

Tres razones que explican el porqué de esta tole-tole tributaria. Pero dada esta realidad, aún hay muchos confundidos, incluyendo a las actuales autoridades, que se han propuesto “simplificar” la reforma, y de pasadita bajar los impuestos.

Pueden reformar la reforma, integrando o desintegrando los regímenes, ampliando el 14 ter hacia contribuyentes más grandes, o cualquier otra idea de algún experto o gurú tributario, pero les puedo asegurar que nada de eso permitirá eliminar los problemas que estamos viviendo, porque el fracaso tiene poco que ver con la reforma en si misma. La única forma es aprender de los errores. Ya tuvimos una reforma a la reforma, con la excusa de simplificar el sistema. Insistir en lo mismo significa que nada han aprendido. Les pasará lo mismo que a los contadores, nuevamente se sentirán confundidos con los resultados de otra reforma.

Bendita reforma, que buena lección nos está dando, muchas gracias. Algún día aprenderemos.

Artículo de Jorge Valenzuela Fernández.
Fundador y Director Comercial de Transtecnia.
Creador Primer Software de Renta y Fut en Chile.
Postítulo Legislación Tributaria USACH.
Integrante de Comisión Tributaria de Cámara Nacional de Comercio.

11 Comentarios

  • werther gallardo rojas

    Al Sr Valenzuela le falto el punto cuatro, que es en realidad el primero…una reforma copiada de quizas donde (puede ser Mongolia ?), con un objetivo claramente ideologico apoyado de un slogan que calo en la gente joven, la educacion gratuita, que en definitiva estuvo lejos de aportar ni para eso. Uso codificaciones que diferian de una declaracion a otra, aumentando la confusion, pretendio facilitar la contabilidad gubernamental con un plan de cuentas ciclopico, lo vertical lo transformo en horizontal, y le agregamos una soberbia digital del SII… total al final de cuentas, como hacen los malos empresarios cuando fracasan, LA CULPA ES DEL CONTADOR.

  • Don Jorge, en mi concepto, la Ley de la Renta es un verdadero laberinto , está tan lleno de correcciones un articulo te lleva a otro y ese a otro y así esto se transformó en algo incomprensible los conceptos, la forma y las aplicaciones se han ido acomodando, es como para decir basta !!! Que se de hacer ? muy fácil, derogar totalmente la Ley de la Renta y partir de cero. La tributación debe ser comprendida por todos, deben eliminarse las excepciones, las donaciones (el gobierno es el que debe administrar estos conceptos ). Con respecto a los impuestos estos deberían cambiar de Impuestos de retención a Impuestos Directos por Ej: Renta 2,2% mensual determinado sobre la renta líquida imponible; 7% de Impuesto sobre ventas, comisiones,Intereses, arriendos (se termina el IVA). 2a. categoría 10% sobre los honorarios, dividendos y retiros , 5% sobre sueldos superiores a %700.000 (restada Imposiciones ). También como favorecer y fomentar las inversiones, el ahorro, terminar con el Impuesto global complementario .

  • Gabriel Guerrero

    Sr. Valenzuela
    Gran parte del fracaso, es la incompetencia de los funcionarios del Sii, como es posible que el ente que debe determinar los impuestos contrate y mantenga en primera linea de fiscalizacion a INGENIEROS COMERCIALES ( con todo el respeto que merecen estos profesionales) pero todos quienes ejercemos en forma independiente la profesion de CONTADOR sabemos que lamentablemente ellos no tienen las habilidades tecnicas que se requieren contablemente para entender los registros de los impuestos; no basta un curso PAGADO POR TODOS NOSOTROS

    • Maria Hernandez

      Completamente de acuerdo con este comentario, si se llama dos o tres veces haciendo la misma pregunta, las tres respuestas son diferentes, dejándolo a uno mas confundido, es mejor ir directamente al SII y consultar con un fiscalizador, aunque también algunos están poco seguro de sus respuestas.

  • Gabriel Guerrero

    para estar en primera línea fiscalizando y revisando errores en RENTA e IVA; más aún cuando la información que proporcionan esta errada e incompleta y lo peor de todo es que, estos jóvenes fiscalizadores saben que tienen el sartén por el mango (debido a que la carga de la prueba es del contribuyente y no de quien cuestiona la determinaciones impositivas por medio de un software) muchas veces imponen su autoridad por que ellos son el Sii. Ejemplos de estos abusos hay por millones y lo que más aporta al fracaso es la falacia de la publicidad que proporcionan las autoridades del Sii en la TV indicando que se han puesto al servicio de los contribuyentes lugares de apoyo para la realización de las declaraciones de impuestos y la mayoría de ellos son solo para contribuyentes personas naturales y al menos en las casas de estudio quienes oprimen el botón de la propuesta del Sii son alumnos que saben menos que muchos de nosotros.

  • Violeta

    Estoy plenamente de acuerdo que la Ley de la Renta debe ser redactada tal como se aplica en la actualidad y no que uno tenga que ir a la Ley de la Renta y empezar a seguir todos los cambios que se han originado y las aplicaciones que ya no están vigentes. La letra chica debe eliminarse para que sea totalmente entendible y aplicable sin pérdida de tiempo.

    Sr. Valenzuela estoy de acuerdo con algunas cosas que plantea, pero no me gusta que hable de contadores confundidos, a estas alturas del proceso no estamos confundidos.

    De pronto siento que quieren que los contadores desaparezcan … ejemplo de esto es un charla que se hizo en el Colegio de Contadores, por un fiscalizador del SII, en que dijo que con la reforma el rol actual del contador se terminaba y que éste volvería a dedicarse en las empresas a otras funciones….porque el SII haría todo…. ahí si que salí confundida ¿y sabe por qué? ….los contadores llevamos muchos años haciendo declaraciones juradas, para que el Servicio de Impuestos Internos presente en forma automática las propuestas de declaraciones de rentas …. muchos años antes de la facturación electrónica éramos los contadores los que hacíamos a mano o por software las declaraciones juradas de IVA para que el SII hicieras sus cruces de información….

    Nosotros los contadores no solo cumplimos un rol muy importante para nuestros clientes, si no también para el SII, hemos trabajado gratis para esta entidad, sin ningún reconocimiento, por eso que el término “Contadores confundidos” molesta …

  • JORGE FRANCISCO HENRIQUEZ BURGOS

    Estimado señor Valenzuela. Excelente su publicación, la que enfoca en su experiencia. El fracaso y los errores, son la base de nuevas oportunidades. Los seres humanos debemos adaptarnos constantemente a los cambios, que son propios de la vida. En nuestra actividad contable, no estamos exentos de estos cambios. Los errores son sólo aprendizaje; en la vida todo se aprende, siempre y cuando queramos aprender. Esta reforma, me ha enseñado que soy capaz y que me gustan los desafíos, me agrada el conocimiento, porque me entrega nuevas oportunidades. La reforma tuvo un muy buen objetivo, recaudar más impuestos para financiar la educación. Si por medio de la reforma, el fisco hubiera determinado que los impuestos los calculaba y estipulaba la Administración Tributaria, igualmente estaríamos preocupados. Debemos seguir especializándonos y adaptándonos a los cambios, puesto que son nuevas oportunidades. La era industrial, la era digital tienen como objetivo mayor productividad y mejor calidad de vida. Cuando aparecieron las primeras máquinas, es más que seguro que el que trabajaba con la pala, tuvo miedo porque debe haber pensado que se quedaría sin trabajo; esa máquina entregó nuevas oportunidades de trabajo; eso no lo debemos olvidar. Los cambios, son siempre nuevas oportunidades!!!.

  • Maria Angelica Orellana Jorquera

    Muy de acuerdo con Violeta. El SII, sale en la tele ofreciendo propuesta por doquier, ¿y quien llena las bases de datos del SII?, los contadores. El SII, siempre desacreditando al contador y mintiendo al contribuyente que no lo necesita. Con el régimen del 14 TER, “no necesita contador”, y luego le exigen información que el contribuyente no es capaz de hacer. Lo mismo con los nuevos registros de Compra y Venta, “No necesita contador”, pero no le explica que tendrá que hacer una clasificación de facturas, está la proporcionalidad del IVA, y otras cosas que manejamos los contadores.

  • Luis Mendoza

    Don Jorge
    Lo felicito de corazón, sus palabras no hacen otra cosa, que representar a clientes y contadores
    Esta reforma no solo nos obligó a actualizarnos sino que también a aprender a buscar métodos y hábitos para tener listos los balances la primera quincena de marzo, por ende tener un mes de Abril mucho más relajado.

    Estoy seguro que con muy pequeños cambios de DDJJ, plazos y otros ajuste el pago de los impuestos será en el futuro un mero trámite como lo es hoy el Iva para muchísimos contribuyentes.
    Lo felicito nuevamente, palabras como las suyas debieran ser consideradas por el SII y los legisladores

  • Carlos

    Muy de acuerdo con el articulo, por primera vez que puedo terminar antes de las fechas de vencimiento y mucho antes, es realmente una maravilla el nuevo sistema con algunas excepciones pero el tener que dejar de decidir en 14 A y Ter a que socio asignarle los retiros en un gran ahorro de tiempo, solo espero que el 14 TER vuelva a ser como antes por devengado y no por flujos, siento que todos estos cambios vuelven a poner énfasis en la contabilidad misma, para cerrar igualmente quisiera felicitarlos porque sus publicaciones son de gran ayuda.

  • antonio perez

    Yo me capacité y bendita la reforma, dado que gane más plata que nunca, en relación a los años anteriores, es así el caso que hubo clientes en que sus contadores no los estaban acogiendo a las rebajas tributarias existentes según lo establecido en la reforma, el suscrito los acogió y se ganó en la pasada el 30% del ahorro…, primero les preguntaba ¿cuánto tienes que pagar según tu contador?, me decía el valor y el suscrito le indicaba conmigo vas a pagar cero, luego la renta la hago yo y te sale el 30% de lo que dejarías de pagar. Hubo uno que le cobré en cosas de minutos 5 palos… todos esto pasa porque mis colegas se quedaron con la idea que esta reforma nunca se iba aplicar y se quedaron dormidos en sus laureles… en cambio el que estudió y se capacitó hoy es un profesional deseado por los empresarios…

Agregar un comentario

¿Cómo podemos ayudarle?

Para poder atenderlo de forma ágil y eficiente puede contactarnos a través de nuestra Mesa Central.

O bien, pueden rellenar el siguiente formulario con sus datos y un ejecutivo de negocios Transtecnia se pondrá en contacto con usted a la brevedad.